Las sociedades del siglo XXI demandan nuevos activos, conocimientos y redes cuyo diseño se está forjando en estos momentos. El ser humano, ocupa el centro del universo y la empresa, de hoy, depende de la iteración con los usuarios. La empresa se adapta asumiendo nuevos modelos de negocio, desarrollando nuevos formatos de trabajo, aplicando los enfoques de los diferentes colores de la economía, etcétera. El cambio ha llegado a todos los sectores económicos que ya están modelando nuevos escenarios, diseñando nuevos productos y paradigmas que debemos comprender, asumir y liderar para ganarnos la voluntad de compra de las personas.  

Por todo ello los miembros del think tank Roundcubers, suscribimos y nos vinculamos a los diez compromisos de este nuestro Código de Conducta y Buen Gobierno: 

Queremos un mundo más justo, creativo, innovador y comprometido. Convencidos de que debemos hacerlo posible, nos conjuramos en ser los actores de esta transformación. Y tenemos en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, nuestra inspiración.

En la inteligencia del colectivo, frente a la individualidad. En la transparencia, la ética, la conversación y el intercambio genuino. En la bidireccionalidad ágil, frente a la dirección única programada. En el diálogo y la conversación, frente al monólogo. En el nosotros es más fuerte que el yo. En la búsqueda colectiva del bienestar social.

Los miembros de Roundcubers nos consideramos y nos preparamos para ser bridge makers, sherpas del cambio de ciclo. Dibujamos los nuevos mapas por dónde guiar a las organizaciones, en construir la nueva cultura necesaria para optimizar las organizaciones, para incorporar el cambio perpetuo, por construir el nuevo modelo de crecimiento exponencial. Las tendencias, los insights, los cambios culturales, los desafíos de la sociedad y el planeta, los patrones de la economía, la gobernanza y la ética, los sistemas interrelacionados de la empresa y las personas en el centro todos ellos, son las forjas del diseño de los nuevos mapas.

En la necesidad de liderar la construcción de valor y la utilidad para la sociedad, y siendo conscientes del poder transformador del genuino valor de las ideas para las empresas y las entidades los miembros de Roundcubers están comprometidos con el uso de los datos validados, contrastados y de fuentes fiables. De la aplicación del método científico como contraste y contexto de las ideas. Del uso de metodologías basadas en el diseño y de la modelación de negocios y servicios. De la necesidad de compartir e intercambiar experiencias como punto de partida de soluciones creativas ricas en matices, de la viralización de las ideas y de la construcción de una comunidad basada en la inteligencia social. Nos sentimos obligados por la rigurosidad en lo que hacemos. Mentamos, opinamos, referenciamos y elevamos con la misma agilidad, facilidad y compromiso que corregimos, rectificamos o dialogamos frente a la discrepancia de criterios. Somos dueños de nuestras palabras, y muy conscientes de la responsabilidad de las mismas.

Los miembros del think tank nos presentamos como somos. Nuestra visión transformadora del mundo se refleja en nuestros currículums y trayectorias, en nuestra reputación ganada, en nuestras ideas y también en nuestros temores. Nos desnudamos intelectualmente ante nuestra comunidad y en nuestras bitácoras. Esto nos hace libres para pensar, libres para comunicar, libres para conectar, libres para actuar según nuestros compromisos. Por tanto, defendemos la identidad y la cultura singular y auténtica como forja del think tank. Sólo haciéndonos permeables a los cambios y a la realidad de la empresa y el mercado, llegaremos a alcanzar la transformación por acción.

La misma obliga a respetar y a ser respetado por los profesionales comprometidos con este código. Las ideas son únicas y el autor las expresa. Los miembros del think tank co construyen el relato. Respetamos la diversidad de opinión puesto que la misma es la base de la conversación y del diálogo. Y provocamos la discrepancia, esta es la verdadera energía de la transformación. Observamos el conflicto como motor de los cambios creativos necesarios en nuestra sociedad.  “Sin tensión no existe la innovación”

Presentamos a nuestros colegas, clientes y proveedores en nuestro círculo, a nuestra red social, de nuestro hub tecnológico. Nos implicamos en su bienvenida, les dirigimos en nuestra comunidad y les referenciamos en nuestro entorno. Conectar es la base de la sociedad 2.0. Y el networking y el acompañamiento está inoculado en el ADN de RoundCubers.

En el momento de nacimiento de la nueva era significó el verdadero código iniciático que establecía entonces y ahora como debíamos entender internet. Los miembros de RoundCubers suscribimos y practicamos las 95 claves, las observamos y las reproducimos al tiempo que las actualizamos como así sucedió en el año 2015 conocedores de los desafíos éticos, legales, sociales, económicos y medioambientales que la red plantea.

Estos son los proyectos icono, los que están llamados a convertirse en referentes de sus sectores. Es allí donde debemos estar, guiando y ayudando a acelerar dichos proyectos. Y apoyar, divulgar, comunicar y expandir la visión transformadora de los mismos que, en definitiva, es la visión de Roundcubers. Las etiquetas que nos definen son acompañamiento, conocimientos, contactos, confidencialidad, profesionalidad, apoyo y lealtad. Y nuestros mentorizados los puedes encontrar en la sección partners/hub.

Libre porque creemos firmemente en lo que hacemos desde la honestidad y la humildad y de forma interesada, por que deseamos promover los principios del Pacto Mundial y los 17 ODS; la sociedad 2.0 y sus valores de transformación, conversación y diálogo; de la gobernanza, la transparencia, la cooperación, el intercambio y la participación, y en definitiva de todos y cada uno de los diez principios mencionados en el código.

Y todo ello lo hacemos desde el convencimiento de que vivimos tan solo el comienzo de la nueva sociedad y un renacimiento de lo humanismo en el siglo XXI basado en la parte racional y emocional, y nos enorgullecemos de ser actores del mismo. Por eso evangelizamos y desarrollamos el coaching 2.0. Que el premio del deber sea el deber mismo.   

RoundCubers